Es el precio más alto que un usuario ha ofertado por la adquisición de un bien.